El pasado 16 de junio se celebró el webinar sobre la “Gestión Humanista de las Empresas: Relación entre Eficiencia Empresarial y Gestión Responsable de los Empleados”, organizado por Visión Responsable y en el que participaron:

Este webinar fue moderado por la presidenta de Visión Responsable, María Eugenia Hernández.

En formato mesa redonda se debatió sobre los efectos que una adecuada gestión de la productividad y eficiencia empresarial tiene sobre los equipos humanos y viceversa. Es decir, cómo la implementación adecuada de políticas de RSE en relación con la plantilla incide en la madurez empresarial y aumenta la resiliencia y competitividad de las organizaciones.

Desde el principio del webinar se tuvo en cuenta el cambio del contexto sanitario y socio-económico actual, causado por la pandemia de COVID-19. Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en que este nuevo contexto ha condicionado y condicionará la gestión de las personas en las organizaciones. Si antes era necesario un enfoque que pusiera a la persona en el centro para conseguir más eficiencia y competitividad, ahora el capital humano se torna en el bien más preciado de las empresas, junto con sus clientes, ya que, precisamente en estos momentos más que nunca, los equipos humanos son los embajadores de las empresas hacia el exterior, y los responsables de que el modelo de negocio se desempeñe con éxito.

Las principales conclusiones del webinar, que devino en un interesante debate entre los participantes, son las siguientes:

  • En un mundo en el que la incertidumbre se ha convertido en la nueva constante, los equipos humanos son lo que queda como parte cierta y central del modelo de negocio. Por esta razón, la gestión responsable de las personas es la única manera de generar confianza y asegurar la competitividad de las empresas. Implicar a los equipos en el propósito de la empresa debe ser un pilar central de la gestión responsable de las personas.
  • El entorno en el que nos encontramos es extremadamente VICA, dada la alta volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad de las condiciones en las que nos encontramos. Pero, incluso en un contexto tan incierto, las empresas pueden llegar a un alto nivel de madurez en la gestión de las personas si se lleva a cabo con con supervisión y control. Pero sólo aquellas cuya plantilla está motivada y formada pueden avanzar a niveles de madurez que las preparen para afrontar cambios con éxito y confianza. La motivación de los empleados se convierte así en un factor clave.
  • De repente, el teletrabajo aparece como un actor esencial en el nuevo contexto. La gestión “smart” de las personas es crucial en tiempos en los que el teletrabajo y la digitalización son más importantes que nunca. Proporcionar recursos a los empleados y solucionar la brecha digital son prioritarios para que el trabajo se desempeñe de forma eficiente y para que las personas lo hagan de forma segura y lo más cómoda posible. 
  • En tiempos de incertidumbre, retener y cuidar el talento es la mejor manera de asegurar la sostenibilidad económica de la empresa. De esta forma, la gestión del mapa de talento y del capital personal se convierten en clave para el futuro de las organizaciones.
  • Las medidas drásticas de reducción de personal pueden ser un parche a corto plazo, pero, a largo plazo, ello puede atentar contra la motivación de la plantilla y, por ende, afectar también la eficiencia de la organización.
  • Finalmente, y como colofón principal, la empatía como manera de gestionar los equipos, que debe traducirse en un interés genuino por cómo se sienten los empleados, cómo concilian vida personal y laboral, así como por la humanización del lugar de trabajo, sea presencial o virtual.

Puedes encontrar el webinar completo aquí: https://www.youtube.com/watch?v=nNJRC1Wa088&feature=youtu.be

Juan Villamayor

Consultor en modelos de negocio sostenible

Share This